google5b980c9aeebc919d.html

miércoles, 31 de diciembre de 2008

¡FELIZ AÑO NUEVO!


"Parteras del Valle" - Escultura de Sergio Owen



Desde LITERASUR, en el umbral del nuevo año que se inicia, una mirada retrospectiva nos muestra un 2008 con no pocos altibajos. Las turbulencias externas suelen repercutir aun de modo indirecto en diversos ámbitos y actividades, y los operadores culturales, también sobreexigidos por las urgencias cotidianas, no podíamos ser ajenos a estos vaivenes.
Ese es el motivo por el cual algunos proyectos debieron postergarse. Así y todo, en los meses recientes pudimos incorporar autorías y aportes muy valiosos. Entre ellos cabe destacar la invalorable colaboración de Raúl Horacio Comes, "factotum" de Vistas del Valle, que puso a disposición de nuestra página web sus habilidades de diseño y unas cuantas horas de su tiempo libre para remozar el sitio y mantenerlo actualizado.
El 2009 nos encuentra unidos en el entusiasmo por llevar a cabo ciertas realizaciones pendientes. Entre nuestros planes más ambiciosos se cuentan: 1) la ampliación de nuestra base de colaboradores y columnistas; 2) la publicación de nuestro primer anuario; 3) la presentación de LITERASUR en sociedad; y 4) la puesta en sitio de todos los anaqueles virtuales de la Biblioteca Patagónica.
Si estos proyectos llegan a concretarse en el curso de los próximos meses nos sentiremos francamente felices, aunque no satisfechos del todo: todavía aspiramos a prestar más y mejores servicios en el futuro. Esa vocación es nuestra mejor cabalgadura.
Con estos propósitos en alto, agradeciéndoles los comentarios, los estímulos y el acompañamiento, elevamos junto a todos ustedes nuestra copa esperanzada para proclamar la llegada de un muy
¡FELIZ AÑO NUEVO!

El equipo de LITERASUR




sábado, 27 de diciembre de 2008

LA NOTA DE HOY




EL TIGRE PATAGONICO

Por JORGE E. VIVES


En los párrafos iniciales de la novela “Los náufragos del Jonathan”, su protagonista, Kaw-djer, mediante un certero disparo de fusil salva a un aborigen fueguino de morir en las garras de un... jaguar. Esta escena podría parecer producto del error de un escritor que ambientaba sus obras en regiones que no conocía personalmente, lo que se prestó a equivocaciones como la que comete al dotar de cuernos a los guanacos en su libro “El faro del fin del mundo”. Sin embargo, salvando el anacronismo, debido a que Julio Verne lo sitúa a fines del siglo XIX, el episodio del jaguar podría resultar verosímil.

Según informa el Dr Raúl Leonardo Carman en el capítulo “Límite austral de la distribución del tigre en los siglos XVIII y XIX” de su ameno libro “Apuntes sobre fauna argentina”, el dato certero sobre el yaguareté más austral del que se tenga noticias lo registra José Ignacio Pérez, integrante de la expedición de Francisco de Viedma y Narváez, en 1780: un ejemplar muerto en las márgenes del río Negro. Pero a partir del siglo XIX ya no se detecta la presencia del tigre al sur del río Colorado; aunque sí son abundantes los datos de su existencia en la pampa húmeda hasta principios del siglo XX. Así lo testimonian el capellán Antonio Espinosa, el periodista Remigio Lupo y el escritor Estanislao Zeballos, entre varios relatores más. El último ejemplar de la provincia de Buenos Aires habría sido cazado hacia el año 1904 en el pago de Magdalena.

Otro investigador, el escritor neuquino Juan Mario Raone, sostiene en su artículo “El jahuar o “Nahuel” de los indígenas y el lago Nahuel Huapi” que el gran felino habría llegado hasta el Chubut. Para fundamentar su hipótesis recurre a dos fuentes: la toponimia patagónica y la crónica de algunos de los primeros viajeros que recorrieron la región.

Con respecto a las denominaciones geográficas, Raone detalla que el término “nahuel” se refiere sin dudas al “tigre” americano, el yaguareté (Panthera Onca), o a una variedad de éste. De pelaje ocelado, completamente diferente al puma (pan, pangui o trapial, nombre científico Puma Concolor, llamado “león” por los españoles), el “nahuel” da su nombre a muchos accidentes de la región, entre ellos al lago Nahuel Huapi en Río Negro y el cerro Nahuel Pan, cercano a Esquel. En tanto, relacionado con los registros de los exploradores que recorrieron la región y observaron la presencia del “tigre”, el escritor menciona los testimonios del misionero Diego de Rosales, en 1653; del navegante Juan de la Piedra, en 1779; y del alcalde Luis de la Cruz, en 1806. También cita la inclusión del vocablo “nahuel” en el diccionario del jesuita Andrés Febrés, en 1764, y en los mapas del cartógrafo de la Cruz Cano y Olmedilla, en 1775.

Pero un nuevo dato proveniente de la arqueología podría llevar el límite de la distribución del yaguareté aun más lejos, varios kilómetros al sur del río Chubut. Las pinturas rupestres de la “Cueva de los Felinos”, ubicada en la meseta central de Santa Cruz, y reproducidas con gran realismo en el Museo Municipal de Rada Tilly, parecerían representar, con su piel manchada y sus particulares rasgos físicos, al “tigre” americano. Tal es así que algunos especialistas la denominan sin ambages “Cueva de los Yaguaretés”. En su obra ya citada, el Dr Carman da a conocer que esta presencia tan austral del jaguar en tiempos pretéritos, si bien sin pruebas fehacientes, fue sostenida por estudiosos como Robert Nitsche Lehmann, en 1907, y Ángel Cabrera y José Yepes en 1960; e incluso, evitando profundizar por el momento en la investigación del dato, hace una referencia a los “rastros de tigres” que describiera Sarmiento de Gamboa en su “Derrotero al Estrecho de Magallanes” de 1580.

¿Cuál era el hábitat primitivo del “pintado”, como también se lo suele denominar? ¿Dónde y cuándo fue muerto el último yaguareté de la Patagonia? ¿Fue presa de un cazador, al igual que el postrer tigre de la pampa húmeda, o desapareció como consecuencia de los avatares de la selección natural, desplazado por un predador más efectivo: el puma? Estas preguntas las debe responder la ciencia. Para la literatura, en cambio, queda la posibilidad de tomar como tema de inspiración al “nahuel” patagónico, alguna vez rey de los bosques y los pajonales sureños; y ahora exiliado en las cálidas selvas que ciñen al trópico.


Nota: En su versión original en francés, en uno de los primeros capítulos de “El faro del fin del mundo” aparecen las siguientes frases: “–À une portée de fusil et même à deux, et même à trois, je ne dis pas, répondit Vasquez. Mais, vous le savez, le guanaque est trop sauvage de sa nature pour fréquenter la bonne société... la nôtre s’entend, et je serais bien surpris si nous voyions seulement une paire de cornes au-dessus des roches, du côté du bois de hêtres ou à proximité de l’enceinte!”
Algunas versiones en castellano traducen piadosamente “guanaque” como “venado”; pero esto también es incorrecto porque el ciervo colorado recién fue introducido en la Isla de los Estados en 1973.

jueves, 25 de diciembre de 2008

LA PALABRA Y LA IMAGEN: UNA SOCIEDAD PERFECTA




La literatura cuenta al cabo con la palabra como única herramienta. Con ella procura describir la compleja realidad exterior y también los inasibles recovecos de nuestros mundos interiores. El lenguaje tiene por tanto una pretensión desmedida, inaudita: se propone narrar la Vida. Así y todo no nos ha ido tan mal a los seres humanos, gracias a la portentosa imaginación de la que hemos sido dotados, siempre presta a interactuar, completando el ciclo de la comunicación oral y escrita.
Decimos "amor", leemos "rumor", oímos "cielo", y nuestra pantalla interior reproduce sentimientos, sonidos e imágenes almacenados en un banco de datos riquísimo, que se replican en la mente según las formas, abstracciones y conceptos análogos recogidos a través de nuestra propia experiencia vital.
La imagen visual, en cambio, es instantánea, rotunda. Por algo se ha dicho que "una imagen vale por mil palabras".
Un escritor necesitaría varios párrafos en su intento por representar un atardecer otoñal en el confín entre el valle y la meseta: el sol replegándose con destellos mortecinos sobre las hojas cobrizas de los álamos, un cono de sombras creciente sobre el camino que conduce hasta las bardas iluminadas, mostrando los claroscuros de la greda y de las matas; los tajos biselados de los cañadones; detrás, el cielo pálido y descubierto. Sin embargo, nunca podríamos equiparar nuestra descripción a la contundencia visual de una buena fotografía: siempre nos estaría faltando datos, detalles, adjetivos...
Por gusto o vocación, en Literasur hemos elegido la palabra como herramienta primordial para comunicarnos con ustedes, aunque casi siempre acudimos al auxilio simultáneo de las imágenes, buscando completar y precisar el sentido de nuestros mensajes.
Vistas del Valle, la página web de Raúl Horacio Comes, ha optado en cambio por privilegiar el lenguaje visual. Una prueba de su eficacia: el cuadro del atardecer de nuestro torpe intento descriptivo, se despliega en toda su plenitud ante nuestros ojos en la imagen que encabeza esta nota. En una fracción de segundo, el ojo avizor y la cámara insobornable lograron eternizar ese instante.
Claro está que Raúl también se vale de la palabra para construir a diario el edificio virtual mostrándonos con entusiasmo sus crónicas valletanas, donde los acontecimientos culturales son siempre para él noticia prioritaria.
Por eso desde el comienzo Literasur se sintió en tan grata compañía con Vistas del Valle, mientras ambas procuraban abrir un espacio virtual ante el mundo para difundir las cosas que suceden en este rincón sureño.
Por otra parte la generosidad y el talento de Raúl Comes siempre redoblan la apuesta: cada día tratan de ir un paso más allá. Y como si lo suyo no fuera suficiente, cuando la escasez de tiempo y de conocimientos técnicos nos pusieron en aprietos para mantener actualizado nuestro sitio web -la disciplinada vitrina de este blog- allí llegó Raúl con su carro de auxilio informático, presto a brindarnos su ayuda invalorable.
Gracias a él, ustedes pueden hoy visitar LITERASUR y recorrer sus secciones temáticas en constante crecimiento.
Gracias a él, podremos llevar a cabo lo que resta del proyecto, que incluye nuestra Biblioteca Patagónica.
Esta Navidad, hito universal de paz, amor y gratitud, es entonces un fecha propicia para expresarle públicamente a Raúl Horacio Comes nuestra infinito agradecimiento por sus aportes creativos y su buena voluntad.

El equipo de Literasur

miércoles, 24 de diciembre de 2008

NOVEDADES LITERARIAS REGIONALES

CONCLUSIONES DE LA COMISIÓN ORGANIZADORA DEL IV ENCUENTRO DE ESCRITORES "ESQUEL LITERARIO 2009"



Convocados por el Programa Esquel Literario, de la Subsecretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Esquel, los días 19 y 20 de diciembre se reunieron los escritores patagónicos Raúl Mansilla (Neuquén), Claudia Sastre (Puerto San Julián, Santa Cruz), Nelson Avalos (designado por escritores de Tierra del Fuego), Liliana Campazzo (Viedma, Río Negro), Marcelo Eckhardt (Trelew, Chubut), los esquelenses Silvina Ocampo, Rubén Acosta, Natalia Silva, Ariel Puyelli y Gustavo De Vera (estos dos últimos, coordinadores del Programa Esquel Literario), conformando la Comisión Organizadora del IV Encuentro de Escritores “Esquel Literario 2009”.

En el transcurso de ambas jornadas, y de acuerdo a los propósitos de la convocatoria, se desarrollaron los siguientes puntos:
Leer más

lunes, 22 de diciembre de 2008

CONCURSOS LITERARIOS EN ARGENTINA

Concurso de Cuento Revista Archivos del sur

La revista digital de cultura Archivos del sur convoca a participar en el concurso de cuento:

1.Podrán participar autores de habla hispana residan o no en el país de origen.

2. No podrán participar los autores que ya hayan publicado sus textos en la revista Archivos del sur o hayan sido premiados o distinguidos en otros concursos organizados por la revista Archivos del Sur.

3.Los cuentos deberán ser inéditos y no premiados en otros certámenes.

4.Las obras deberán estar escritas en castellano, y no deberán exceder las 1.000 palabras, con letra times new roman 12 y a doble espacio.

5.Serán rechazadas las obras que por su contenido no atiendan a los requisitos formales o técnicos del certamen.

6.Cada concursante podrá participar solamente con una obra.

7.No se mantendrá correspondencia con los participantes.

8.Forma de envío:
La obra se enviará por correo electrónico a:
concursonarrativa@gmail.com

En el correo electrónico, en asunto se deberá escribir el título del concurso.

***



Concurso Barco de Vapor 2009

SM Argentina convoca el concurso Barco de Vapor 2009, para obras de narrativa para lectores hasta 14 años de edad. Podrá participar cualquier autor mayor de edad, y el plazo de presentación de trabajos finalizará el 30 de abril de 2009. El premio es de $22.000 pesos argentinos y la publicación del texto en la colección El Barco de Vapor.Bases Convocatoria 8º Concurso 2009

1. Podrán participar todos los autores adultos (mayores de 18 años), con obras literarias pertenecientes al género narrativo, dirigidas a lectores no mayores de 14 años.

Quedan excluidos de esta convocatoria los trabajadores del Grupo Editorial SM.


2. Los autores deberán enviar obras originales, inéditas y escritas en lengua española, y que no hayan participado anteriormente en ningún otro concurso.
Tampoco se recibirán obras que hayan participado en versiones anteriores de este premio.
La extensión de los trabajos, de acuerdo con las series en las cuales deseen participar, deberá ser la siguiente:

* Serie Blanca (primeros lectores), entre 5 y 10 páginas, aproximadamente.
* Serie Azul (para lectores de 7 a 9 años), entre 20 y 50 páginas, aproximadamente.
* Serie Naranja (para lectores de 9 a 12 años), entre 60 y 110 páginas, aproximadamente.
* Serie Roja (para lectores entre 12 y 14 años), entre 80 y 150 páginas, aproximadamente.

Cada página deberá tener alrededor de 1.200 caracteres (contados con espacios); el interlineado debe ser doble. La cantidad de páginas consignada en cada serie se indica como orientación, pero no constituye un límite excluyente.


3. Los concursantes deberán presentar 3 (tres) copias de la obra (de ser posible anilladas), escritas a máquina o en computadora, en cuerpo 12, a doble espacio, por una sola cara, en papel tamaño A4.

Cada copia deberá llevar, en la primera página, el título de la obra y el seudónimo que decida utilizar el autor. En sobre aparte, cerrado y rotulado con el título de la obra y el seudónimo, el concursante enviará sus datos personales (nombre y apellido, edad, documento de identidad, dirección, teléfono, correo electrónico y ocupación) y declarará por escrito que la obra es original, inédita y no premiada en anteriores concursos, y que no está pendiente de fallo en otros premios ni tiene comprometidos sus derechos con editorial alguna. Debe enviarse un único sobre dirigido a nuestra dirección, en el que se incluyan las tres copias de la obra más el sobre cerrado con los datos personales.

4. Cada concursante podrá presentar cuantas obras desee, pero para todas ellas deberá utilizar el mismo seudónimo. En este caso, deberá remitir igualmente un único sobre cerrado con sus datos personales, el cual deberá estar rotulado con los títulos de todas las obras presentadas. Los concursantes que hayan participado en versiones anteriores del premio no deberán repetir el seudónimo empleado entonces.

5. Todo trabajo que no cumpla con lo dispuesto en estas bases quedará excluido del concurso.

6. Las obras deberán ser dirigidas a:

Premio de Literatura Infantil "El Barco de Vapor 2009"
Ediciones SM, Av. Belgrano 552, C1092AAS, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los trabajos se recibirán de 8.30 a 17.30, de lunes a viernes.

7. La presente convocatoria estará vigente desde el momento de su publicación hasta el 30 de abril de 2009. En el caso de los trabajos enviados por correo, se tomará en cuenta la fecha del matasellos postal. Después de la fecha de cierre, no se aceptará ningún trabajo.

8. El jurado será nombrado por Ediciones SM. Estará formado por especialistas en literatura infantil y en pedagogía de reconocido prestigio y por un/a representante de la entidad organizadora. Su composición permanecerá en secreto hasta la publicación del fallo.

9. El fallo del jurado será inapelable y se dará a conocer por medio de la prensa nacional en octubre de 2009. El concursante que resulte ganador será notificado directamente. El jurado tendrá la facultad de declarar desierto el premio.

10. Se concederá un solo premio, que consistirá en la publicación de la obra en la colección El Barco de Vapor, de Ediciones SM. El autor premiado cederá los derechos de edición en el contrato que de común acuerdo firmará con Ediciones SM.

A la firma del contrato, el autor premiado recibirá la cantidad de $22.000 (veintidós mil pesos argentinos), a cuenta de los derechos de autor estipulados en aquel. Si la obra ganadora tuviera varios autores, el contrato será firmado por todos ellos y el monto de dinero se distribuirá proporcionalmente.

11. Ediciones SM tendrá, durante los seis meses siguientes a la premiación, opción preferencial para adquirir los derechos de publicación de las obras presentadas que el jurado recomiende.

12. Las copias de las obras no serán devueltas.

13. El simple hecho de presentar trabajos en este concurso supone la expresa conformidad de los autores con estas bases. Cualquier caso no previsto en ellas será resuelto según el criterio de Ediciones SM.



9.El cuento se enviará en formato word y archivo adjunto. En el mismo correo electrónico se adjuntará otro archivo con los datos personales del autor consignando:

título de la obra
nombre y apellido del autor: no es necesario usar seudónimo
fecha y lugar de nacimiento
nacionalidad
documento de identidad
domicilio postal actual
correo electrónico y postal
teléfono

10.Plazos
Las obras se recibirán entre el 23 de noviembre de 2008 y el 31 de marzo de 2009.

No se admitirán obras que lleguen después de esa fecha.
11.Premios
Se establece un único premio: la publicación del cuento ganador en la revista, y diploma. El resultado del concurso se dará a conocer en el mes de mayo de 2009.

12.Único jurado: Araceli Otamendi, escritora argentina, Directora de la Revista Archivos del Sur.

El veredicto del jurado será inapelable.


***



I Concurso Nacional de Cuentos de Fútbol “Roberto Santoro” (Argentina)

Ediciones Al Arco, primera editorial argentina e independiente de literatura deportiva, con el auspicio del Ministerio de Educación de la Nación y la adhesión de la Secretaría de Deportes de la Nación, convoca al I Concurso Nacional de Cuentos de Fútbol “Roberto Santoro”.
Podrán participar escritores mayores de 18 años nacidos en Argentina, residentes en el país o en el Exterior, y extranjeros con una residencia de más de cinco años en el país.
Se aceptarán cuentos inéditos, en español, relacionados con el fútbol y de una extensión de no más de diez páginas de procesador de texto Word (unos 20.000 caracteres), escritos en fuente Times New Roman (tamaño 12) y doble espacio e interlineado en formato A4 (210x297 mm). Deben llevar páginas numeradas y escritas de un solo lado. Se rechazarán los cuentos que, aun inéditos, hayan recibido premios o menciones en cualquier otro concurso. IMPORTANTE: No podrán participar los autores que ya hayan sido publicados por Ediciones Al Arco.
Los participantes deberán remitir tres ejemplares de la obra encuadernados o anillados, identificado cada uno sólo por el título y el seudónimo de autor en la carátula. La obra deberá ser acompañada por un sobre cerrado en el que el autor consignará sus datos personales (nombre completo, número de documento, domicilio, teléfono y, si tiene, dirección de correo electrónico).
Los cuentos serán recibidos desde el lunes 1º de diciembre de 2008 hasta el martes 31 de marzo de 2009. Deberán ser enviados por correo a Díaz Vélez 3393, 3º K (CP 1200), Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Para las obras llegadas una vez finalizada la convocatoria se tomará el sello postal y se aceptarán los trabajos enviados hasta la fecha de cierre.
El Jurado, integrado por Juan Sasturain, Ezequiel Fernández Moores, Ariel Scher y Walter Saavedra, seleccionará diez obras ganadoras y su resolución será definitiva e inapelable. El concurso no podrá declararse desierto y los ganadores se darán a conocer el jueves 30 de abril de 2009. Además, serán notificados por carta, mail y/o teléfono.
Ediciones Al Arco publicará una antología con las diez obras seleccionadas por el Jurado. Los ganadores recibirán como premio la siguiente cantidad de ejemplares: 35 para el primer puesto; 25 para el segundo; 20 para el tercero; y 10 para cada uno de los siete ganadores restantes. La edición de la antología está prevista para junio de 2009. Con la publicación de los cuentos ganadores quedarán cubiertos los derechos de autor correspondientes.
En ningún caso los trabajos serán devueltos.
El incumplimiento de cualquiera de estas bases provocará la inmediata descalificación del concursante. La presentación de originales, asimismo, implica la aceptación plena de las bases del concurso; y la participación es a la vez aceptación de la publicación de los cuentos sin que medie otro acuerdo.

Mayor información:
http://www.librosalarco.com.ar/concurso.htm • E-mail: contacto@librosalarco.com.ar

***

domingo, 14 de diciembre de 2008

LA NOTA DE HOY

(Gentileza de la Asociación San David de Trelew)

Maqueta del velero "Mimosa" en el Museo Marítimo de Merseyside


EL PROYECTO DEL VELERO MIMOSA EN LIVERPOOL
Por Susan Wilkinson*
Traducción: Miriam Harriet Hughes.

Cuando Liverpool fue elegida como la Ciudad Europea de la Cultura de 2008, la Sociedad del Patrimonio Galés de Merseyside (Cymdeithas Etifeddiaeth Cymru Glannau Mersi, en Galés) quiso conmemorar el viaje del Mimosa a la Patagonia en 1865 de alguna manera especial. No sólo es importante este viaje por formar parte de la historia de Gales y de la Argentina, sino que el Mimosa se transformó en un símbolo importante de la historia marítima de Liverpool. (En 2005 la Sociedad del Patrimonio Galés de Merseyside organizó un exitoso Festival del Mimosa de dos días de duración para celebrar el 140 aniversario del viaje a la Patagonia.) Se decidió encargar un modelo a escala del barco de tres pies (cerca de un metro) para ser presentado al Museo Marítimo de Merseyside. La idea fue recibida con entusiasmo por el director del museo y el encargado de modelos de barcos, Alan Scarth. El modelo sería exhibido y formaría parte de la colección del museo sobre la emigración desde Liverpool. La construcción de maquetas de barcos es un arte altamente especializado. El constructor del modelo debe ser no sólo un matemático para poder calcular las dimensiones a escala del barco pero también un artista para ser capaz de hacer miniaturas de cubiertas de barco, velas, banderas y del barco mismo y asegurarse de que el modelo encargado sea históricamente preciso. La persona elegida para construir el modelo del Mimosa fue un constructor del “Tradewind Models” en Poole, Dorset, Tony Fancy, quien ha fabricado modelos para coleccionistas y museos en Europa, Australia, los Estados Unidos, Santa Elena y las Bahamas. El trabajo de construcción de la maqueta empezó en enero. Los planos de construcción originales ya no existen, como sucede con muchos otros clíperes del siglo XIX. Tony Fancy ha reproducido la forma del Mimosa, detalles del casco, su complejo aparejo y los pertrechos necesarios para transportar pasajeros en lugar de cargo. Para llevar a cabo la reproducción se basó en la fotografía de una pintura del barco y en los detalles de sus medidas y tonelaje obtenidos de la matriculación de la nave. El Mimosa estuvo involucrado en las cuatro actividades comerciales marítimas más importantes del siglo XIX: el comercio de té, de azúcar, de algodón y de aceite de palma. Realizó veintisiete viajes cruzando los océanos a lugares paradisíacos y también a lugares desolados. Formó parte de una aventura a un desconocido lugar del mundo que, a pesar de todos los inconvenientes e increíbles sufrimientos y dificultades, logró, sobrevivir y prosperar. Se han escrito poemas y canciones de alabanza en su honor. Es mencionado en todas las historias relacionadas con la Colonia Galesa en la Patagonia y en 1965 la Argentina emitió una estampilla especial en conmemoración del viaje que cambió la historia de dicho país.
Susan Wilkinson en la presentación, junto a Ceris Gruffud y Elvey Mac Donald

El sábado 27 de setiembre de 2008 el modelo del Mimosa fue presentado al Museo Marítimo de Merseyside como parte del festival llamado “Recordando el Mimosa”. El museo está acondicionando el lugar para albergar la maqueta del barco más famoso de la historia galesa. Liverpool no solo fue el puerto del cual partió el Mimosa hacia lejanos destinos en el mundo, sino también fue la ciudad donde el sueño de fundar una Colonia Galesa en la Patagonia se hizo realidad. Entre los presentes en las celebraciones estaban los miembros de la Sociedad del Patrimonio Galés de Merseyside, el director y curador de los modelos de barcos a escala del Museo Marítimo de Merseyside, el constructor, quien supervisó el transporte de la maqueta desde su taller en Dorset, miembros de la Sociedad Gales Argentina, un representante de los Archivos Nacionales en Londres donde se guardan muchos de los documentos relacionados con la Colonia Galesa en Patagonia, visitantes, invitados y algunos descendientes de aquellos pasajeros que zarparon en el histórico viaje a la Patagonia.
Elan Jones descubre la maqueta en el Museo

La señora Elan Jones, quien nació en Gaiman, quitó el velo a modelo. Se recibieron mensajes de felicitación de la Asociación San David de Trelew, la Asociación Punta Cuevas de Puerto Madryn, la Asociación Galesa de Educación y Cultura Camwy de Gaiman, de las escuelas galesas de Esquel y Trevelin y de la Asociación Galesa de Toronto, Canadá. También Celia Amanda Sala Davies envió una copia de su poema publicado en una antología, Patagonia, palabra y silencio. Gracias a los auspicios del Encargado de Negocios de la Embajada Argentina en Londres, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina y el gobernador de la Provincia del Chubut fueron también informados sobre el encuentro.


*Susan Wilkinson es la autora de ‘Mimosa’, publicado por Y Lolfa, 2007.


viernes, 12 de diciembre de 2008

CARTELERA CULTURAL



************************




CONVOCATORIA A ARTISTAS
OSDE-Trelew

Queridos Artistas,
queremos informarles que hasta el 22 de Diciembre, tendremos abierta la inscripción para todos aquellos que deseen exponer en el Espacio de Arte de OSDE - Filial Trelew en el período 2009. Cada muestra tendrá la duración aproximada de UN (1) mes de exposición.

Para la misma, se requiere enviar por este medio:

- Currículum del Artista
- Nombre y características principales de la Muestra
- Fotos de algunas de las obras.

Desde ya agradeceremos su colaboración en la difusión de esta información.
Los esperamos!

Mirna E. Davies

OSDE - Filial Trelew
Tel/Fax: (54-2965) 42-3800 - int 201
Pellegrini 262 - Trelew
Chubut, Argentina
e-mail: mirna.davies@osde.com.ar


************************************************




AGENCIA DESCENTRALIZADA COMODORO CULTURA
“Para Creer, Crear y Crecer…”


http://comodoro.gov.ar/blogs/lacartelera/
lacartelera@comodoro.gov.ar
_________agenciacultura@comodoro.gov.ar______________


Actividades Semana del 8 al 15 de diciembre de 2008



1- Día Nacional del Tango (11 de diciembre)
2- Muestra de Fotografía “Objetivo…Centro” (12 de diciembre)
3- 71º Exposición de Ganadería y Afines y 29º Feria del Carnero a campo (12, 13 y 14 de diciembre)
4- 101 Aniversario del Petróleo. Elección de la Reina Nacional del Petróleo 2008 (12 de diciembre)
5- La Cofradía de los locos de Fiesta (13 y 14 de diciembre)
6- Presentación del Coro Infanto Juvenil (14 de diciembre)
7- Presentación Banda Juvenil Municipal (20 de diciembre)
8- Encuentro Coral en Teatro Español (21 de diciembre)


Para imágenes, consultar en http://comodoro.gov.ar/blogs/lacartelera/
y/o agenciacultura@comodoro.gov.ar
_______________________________________

1- Día Nacional del Tango (11 de diciembre)
El jueves 11 de diciembre, en el Día Nacional del Tango, en el que se recuerda el nacimiento de Carlos Gardel, Mónica Totino, con el Ballet Proyección Sur, realizará un Acto conmemorativo a las 15.30 en la Plaza Carlos Gardel.
Asimismo, el Centro Amigos del Tango invita a la comunidad al Festival y Milonga que se realizará el mismo día jueves 11, en la Plaza de la Escuela Provincial Nro. 83, ubicada en San Martín, entre Belgrano y España, a partir de las 20.00 Horas. Este encuentro al aire libre tendrá un doble objetivo, dado que los amigos del tango, pretenden recibir también el apoyo de la comunidad con sus firmas para el gran emprendimiento del local propio.
El Sábado 13 de Diciembre, un día de fiesta para los comodorenses, a partir de las 22.00 hs. los seguidores del Tango se reunirán en el Chalet Huergo para la práctica, un espacio informal para recordar pasos, cotejar propuestas, intercambiar conocimientos; y a partir de las 23 hs. la Tradicional Milonga.


2- Muestra de Fotografía “Objetivo…Centro” (12 de diciembre)
La Agencia Comodoro Cultura informa que el próximo viernes 12 de diciembre quedará inaugurada, a las 19 hs., en el andén de la Ex Estación del Ferrocarril y en el Vagón Cultural, la Muestra de Fotografía “Objetivo…Centro”.
Se trata de la exposición de cierre del Taller de Fotografía, donde se exhibirán los trabajos seleccionados de los alumnos que durante el año concurrieron al Vagón Cultural, siendo la propuesta la captura de imágenes urbanas en el centro de nuestra ciudad. Ellos son: Mercedes Villega, Paola Cuevas, María Zoraida Wodicka, Andrea Cárdenas, Daniel Orlando Álvarez, Rodrigo Exequiel Díaz, Carlos Alberto Álvarez, Matías Leandro Sanhueza, Cithia Anabela Carrizo, Patricia Andersen, Verónica Barrientos, Araldo Wurzinger, Ana Laura Zapata, Mercedes Álvarez, Ana Victoria Rodríguez, Claudia Zárate, María José Perujo y Laura Daniela Varón.


3- 71º Exposición de Ganadería y Afines y 29º Feria del Carnero a campo (12, 13 y 14 de diciembre)
En el marco de la 71º Exposición de Ganadería y Afines y 29º Feria del Carnero a campo, la Agencia Comodoro Cultura presentará un espectáculo popular de acuerdo al siguiente cronograma:

Viernes 12 de diciembre (a partir de las 18 hs.)
Emanuel (latinos, melódicos, cumbia, etc.); Rafael Quipildor (folklore); Rumbos Costeros (folklore); Los Mariachis del Sur (ritmos mejicanos) y Trasnocheros (folklore norteño)
Sábado 13 de diciembre (a partir de las 18 hs.)
Ballet Salamanca (finalistas Selectivo Pre Cosquín); Estefanía Arias (folklore); Las voces del horizonte (finalistas Selectivo Pre Cosquín); Verónica Ferreira y David Paredes (finalistas Selectivo Pre Cosquín); Resistencia Tehuelche , Oscar Payaguala; Banda Nueva (finalistas Selectivo Pre Cosquín) y Esteban Salaberry (finalistas Selectivo Pre Cosquín).
Domingo 14 de diciembre (a partir de las 18 hs.)
Centro Amigos del Tango; Amalia Camarda (tango); Pasión Tanguera (bailarines de tango); Bien de Abajo Tango; Desfile Colección Chubut y El Cauce (fusión de estilos).
Asimismo, en el predio ferial se realizará una feria de Artesanos.


4- 101 Aniversario del Petróleo. Elección de la Reina Nacional del Petróleo 2008 (12 de diciembre)
La Municipalidad de Comodoro Rivadavia invita a la comunidad a la Fiesta por el 101º Aniversario del Petróleo, con la elección de la Reina Nacional 2008, que se realizará el próximo 12 de diciembre a partir de las 21 horas en el Socio Fundadores.
La apertura estará a cargo del Ballet Jazz de la Costa, siendo este año la temática de la fiesta el off shore, que se verá reflejado en un video que contó con la colaboración de YPF, el Museo del Petróleo y Metalúrgica Blanco.
En el marco de la fiesta desfilarán reinas invitadas, con la participación del cómico Chichilo Viale y la Agrupación local Latín x 4.
A las cero horas se entonará el Himno Nacional Argentino con los tradicionales Fuegos Artificiales desde el Cerro Chenque.
El cierre del 101 Aniversario del Petróleo estará a cargo de la banda local 113 Vicios. Entrada Libre y Gratuita.


5- La Cofradía de los Locos de Fiesta (13 y 14 de diciembre)
La compañía de Teatro Callejero "La Cofradía de los Locos" cumple cinco años llevando teatro criollo por caminos patagónicos. Por tal motivo, organizó un espectáculo para los días el 13 y 14 de diciembre.
El día sábado 13, a partir de las 18 hs., la apertura del evento estará a cargo del grupo de teatro "Labdácidas" con la presentación de "Perros", unipersonal de Lucía Herrera.
Junto a artistas invitados se podrá reflexionar a partir de la puesta en escena de "Piba de barrio", un drama de La Cofradía de los Locos basado en el poema de Jorge Spíndola: "Pibe de barrio".
La música no podía faltar en este evento y será un "Desenchufado" de "Palito" Gioia y compañía.
El domingo 14 de diciembre, desde las 15 horas., se abrirán las puertas del Salón Pietrobelli para dar comienzo al festejo de La Cofradía con toda la familia.
A las 16 hs. "Poesía Urbana Crew" abrirá la fiesta, se trata de un grupo de hip hop que está trabajando activamente en nuestra ciudad. Con un mensaje claro, esta banda independiente, ha acompañado a La Cofradía, compartiendo escena en las plazas y otros eventos. Ellos serán los presentadores de "Duelo en la Pulpería", un sainete escrito y dirigido por Kuquy Lacalle.
La Cofradía aclara a la comunidad que el Salón Pietrobelli, ubicado en el Sub Suelo de la Ex-Cámara de Comercio, Rivadavia 452, tiene una capacidad limitada. Para reservas llamar o dejar mensaje al 447 3420///154295670///154527274, escribir a lacofradiadeloslocos@gmail.com.
Visiten www.cofradiadeloslocos.blogspot.com



6- Presentación del Coro Infanto Juvenil (14 de diciembre)
Como cierre de las actividades del año 2008, el Coro Infanto Juvenil Municipal, dirigido por Alejandro Herrnández, se presentará el próximo domingo 14 de diciembre a las 17 hs. en la Escuela Provincial Nro. 1.
Entrada libre y gratuita.


7- Presentación Banda Juvenil Municipal (20 de diciembre)
La Agencia Comodoro Cultura informa que el próximo sábado 20 de diciembre, a las 18 hs., la Banda Juvenil Municipal, dirigida por Daniel Risoglio, se presentará en la Plaza de la Escuela Nro. 83, dando cierre de esta manera a las actividades desarrolladas durante el año 2008.
Entrada libre y gratuita.


8- Encuentro Coral en Teatro Español (21 de diciembre)
El próximo domingo 21 de diciembre se realizará en el Teatro Español, a partir de las 17 hs., un Encuentro Coral, que reunirá a los diferentes coros que se congregan en nuestra ciudad.
En la oportunidad, estarán presentes: Coro de las Colectividades Extranjeras bajo la dirección de Roberto Davies; Coro de Repsol YPF, dirigido por Oscar Sánchez; Coro Pan American Energy con la dirección de Oscar Sánchez; Coro Coral del Mar , dirigido por María Laura Narvaiza; Coro del IMA, bajo la dirección de Susana Martinovic y Lagun Artean; Coro Colectividad Euskal Echea, dirigido por Susana Martinovic; Coro ACC, a cargo de Sebastián Guenov; Grupo Malagma, bajo la dirección de Norma Pombo; Grupo Zéfiro Canto, dirigido por Susana Bustos; Coro Infanto Juvenil, a cargo de Alejandro Hernández; Coro Voces Comodorenses, dirigido por Ester Días y el Coro Polifónico Municipal, con la dirección de María Laura Cerezo.
Entrada libre y gratuita



****************************************+


NOVEDAD EDITORIAL


"CATACUMBAS":

Nuevo libro de Guillermo O'Donnell



El libro Catacumbas reúne artículos inéditos escritos en la última dictadura militar por el internacionalmente reconocido politólogo.

Los textos que integran Catacumbas fueron escritos por Guillermo O’Donnell mientras fue director e investigador del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) durante 1975 y 1979, etapa quecorresponde con el inicio del autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”, instaurado con el Golpe de Estado de marzo de 1976.

Esta novedad editada por Prometeo agrupa artículos que analizan de manera crítica las décadas que antecedieron a la última dictadura militar, y, tal como lo plantea el autor en la Introducción, “todos ellos están explícitamente orientados a la esperanza de que, en medio y a pesar de las tormentas, llegáramos a una democracia socialmente justa, republicana y en la que los inevitables conflictos se desenvolvieran respetando la humanidad de todos”.

En el marco del 25° aniversario de la democracia en Argentina, Catacumbas resulta el complemento ideal para analizar política y socialmente las últimas décadas del país ya que, si bien estos textos fueron escritos hace 30 años, en los mismos está presente la agudeza teórica de O’Donnell y funcionan como “pequeños testimonios de y desde una época” que no debe ser olvidada. Cada capítulo comienza con una introducción que los contextualiza, y a todos los une “el esfuerzo por encontrar caminos hacia una democracia más plena y una sociedad más justa en América Latina”.

Para más información o entrevistas con el autor:

Prensa Editorial Prometeo
Mónica Irina Dombrover
4862-6794 inerno 32/ prensa@prometeoeditorial.com






miércoles, 10 de diciembre de 2008

LA NOTA DE HOY



LITERATURA SARMIENTINA

Por Jorge E. VIVES



Sarmiento tiene varios puntos en común con el valle inferior del río Chubut. En principio, ambos son oasis enclavados en la meseta patagónica, manchones verdes de labrantíos perfilados por largas filas de álamos que celebran la presencia vital del agua. Desde una referencia histórica, los dos lugares contaron en sus inicios con la presencia de colonos galeses, quienes sembraron a la par de sus cultivos, sus tradiciones; que sumadas a las costumbres de pobladores de otros orígenes dieron un variopinto colorido a la sociedad.

Y hay aun un tercer punto que los une: el gozo por la cultura y la creación literaria. Así como sucede en el valle del Chubut, Sarmiento es un venero de bardos y escritores; entre los que podemos nombrar a Juan Carlos Moisés, poeta laureado a nivel nacional, autor de “Palabras en juego” y “Museo de artes varias” entre otros libros; a Andrés Gómez, homenajeado por la Municipalidad local en el año 1997 como “el poeta del pueblo”, por sus sentidos versos que reflejan las usanzas y los rasgos de los habitantes de la cálida “ciudad de los lagos”; y a Mirta Jodor, que a la par de incursionar en la poesía, se dedica con éxito al difícil género del cuento infantil.

Además de los mencionados más arriba, existen muchos otros cultores de la palabra escrita que aportan su inspiración para cimentar esa naciente fama. Se puede mencionar entre ellos a Eva Gomez, Ida Chaura, Ida Oporto, Inés Luna Torres, Lorenzo Sánchez, Luis Coronado, Gustavo Calderon, Mercedes Britos; y a la recientemente desaparecida Iris Ligo, la “dama de la poesía”.

Otra muestra de la raigambre que las manifestaciones artísticas tienen en Sarmiento es la realización anual de la “Feria del Libro y la Cultura”. La fiesta atrae tanto a escritores de la costa como de la cordillera, que convergen durante un fin de semana en la ciudad. Sarmiento, equidistante de esas dos zonas chubutenses y enclavado en el centro geográfico de la meseta, es el lugar natural de cita para la cultura del sur de la provincia.

Estas líneas sólo pretendieron presentar, en forma sencilla y seguramente muy poco hábil, la prometedora literatura de esa ciudad ubicada entre el Musters, azul y profundo, y el extenso y pando Colhué Huapi; flanqueada por la dominante cumbre cuadrada del San Bernardo y por la silueta lejana del Pico Onetto; y surcada por los meandros del río Senguerr. En los versos de la canción que le dedica, el “Vasco” Zalaberry canta: “Mi nombre es Sarmiento / ciudad chacarera / dame una semilla / y te entrego una flor”. Se puede decir que así como el suelo sarmientino es fértil para el cultivo, la sociedad sarmientina es fértil para la cultura. Ya llegará el tiempo en que las obras de sus autores se den a conocer aún más y alcancen la difusión que merecen; a medida que la literatura se afiance en el terruño y la simiente fructifique.


*Escritor chubutense.

viernes, 5 de diciembre de 2008

LA NOTA DE HOY




La comunicación humana. Historia y presente.

Por Kayra Wicz

El origen del lenguaje representa uno de los temas más difíciles de investigación. La cantidad de hipótesis sobre el mismo nos hace pensar que estamos más cerca de la equivocación que de la realidad. Pero lo cierto es que el hombre se expresó. Como pudo, utilizando todo lo que estaba a su alrededor. La necesidad de plasmar, transmitir, limitar, querer, odiar, irrumpió en su mente, en su voz, en sus manos.
De acuerdo con una de las teorías, el lenguaje apareció como una imitación humana de los sonidos de las especies animales. La hipótesis más simple, indica que el lenguaje surgió como conjuntos de sonidos instintivos que expresaban diferentes emociones.
Otros estudios sugieren que el lenguaje es producto del canto de los hombres, ocupados en trabajos colectivos. Ese canto devino por la necesidad urgente de resolver problemas cotidianos, y de la necesidad de instruir y coordinar la labor diaria.
El lenguaje humano para los especialistas es una categoría que no es asignada a cualquier conjunto de sonidos que funcionan automáticamente a estímulos emotivos.
Hablar, utilizar el lenguaje, supone manifestar la intención consciente de comunicarse, y es algo más que un gesto irreflexivo. El dolor provoca a veces una reacción inconsciente, transmitirle al otro que tengo dolor, mostrar dónde, describir que estaba haciendo y cuales previsiones no tomé manifiesta una conducta totalmente reflexiva y consciente. Lo mismo sucede con el dibujo. Colocar mis manos en un soporte duradero, aislado de las inclemencias del tiempo, elegir el color, distribuir armónicamente las formas muestra el abismo entre lo espontáneo y la intensión de querer perdurar, mostrar, transmitir.
Acá es cuando surge la diferencia, cuando el hombre traza la maravillosa línea que nos separa del resto de los seres vivientes. Comunicarme a través del habla, la escritura o el dibujo es elegir qué decir, cuándo, cómo y a quién. Significa disponer de las alternativas para elegir la propia conducta de manera inteligente. Así surge la comunicación humana.
El Arte Pre-histórico está presente en casi todas las regiones del planeta, y constituye fuentes de información sumamente importantes sobre los comienzos artísticos, intelectuales y culturales de la humanidad. En la provincia de Santa Cruz, a unos 170 km de la localidad de Perito Moreno, en el cañadón del Río Pinturas se encuentra uno de los centros pictóricos de arte rupestre más importantes de Argentina. Las pinturas están ubicadas en una cueva bajo imponentes aleros rocosos en la margen meridional del abrupto cañadón del río. Su antigüedad data de unos 7000 años a.C. hasta el año 1000 de nuestra era. Es importante aclarar que manos en negativo y positivo como las que se encuentran en esta cueva de la Patagonia, aparecen en múltiples y antiquísimas pinturas rupestres de Europa, África y Australia.
Resulta sumamente interesante saber cómo y con qué elementos fueron realizadas estas pictografías rupestres, que más allá de su innegable valor histórico tienen también un valor plástico puesto que aún hoy nos sorprenden por su policromía y su síntesis.
En primer lugar, debemos decir que utilizaron todos los elementos naturales a su alcance para la realización de las mismas, moliendo en morteros las rocas del lugar transformándolas en polvos minerales de diferentes colores; hematites para el rojo, limonitas para el amarillo, malaquitas y azuritas para azules y verdes, fuego mezclándolas con líquidos como agua u orina o grasa de origen animal. Utilizaron también algunos pigmentos de origen vegetal, como el carbón molido para el negro y raíces trituradas para marrones y grises. Una vez preparadas las pinturas, éstas se aplicaban directamente con los dedos, con una espátula o con pincel hecho de hojas fibrosas deshilachadas, o con pelos de cerda de animales silvestres.
El arte así nace como parte de la vida del hombre, como una necesidad mágico-religiosa que tiene que ver con la fertilidad, la reproducción, la caza, la posesión y dominio de los animales y del territorio, es decir con la vida y la muerte.



La mayor parte de los investigadores y eruditos aceptan que la escritura comenzó con la contabilidad, como consecuencia directa de las apremiantes necesidades de una economía en expansión. A finales del cuarto milenio a.C., la complejidad del comercio y la administración en las primitivas comunidades mesopotámicas llegó a una tesitura en la que sobrepasó la capacidad mnemotécnica de la clase gobernante. Por este motivo, llegó a ser esencial registrar las transacciones comerciales de una manera permanente y fiable. Pero esto no explica cómo pudo surgir la escritura de un sistema mnemotécnico que no era una verdadera escritura. En esta cuestión hay mucha polémica y pocas evidencias. El origen divino de la escritura, vigente hasta el siglo XVIII, ha cedido paso a la teoría de un origen pictográfico, es decir, a representaciones pictóricas de objetos concretos. Algunos estudiosos opinan que la escritura fue resultado de la indagación deliberada de un sumerio que vivía en la ciudad de Uruk, hacia el 3000 a.C. Para otros, fue obra de un grupo de administrativos y comerciantes. Hay quien afirma que no fue un invento, sino un descubrimiento fortuito. Muchos la consideran fruto de la evolución. Sea lo que fuere, lo esencial para el desarrollo de la plena escritura, por contraposición a la escritura limitada y puramente pictográfica, fue el llamado "principio del jeroglífico", la idea revolucionaria de que un signo pictográfico podía tener un valor fonético.
El inventor místico de la escritura fue el dios egipcio Tot, que visitó al rey para pedirle que diera su aprobación a su instructivo invento. El rey dijo a Tot: "Tú, que eres el padre de las letras, te has dejado guiar por tu afecto al atribuir a éstas un poder que es el contrario del que realmente poseen (...). No has inventado el elixir de la memoria, sino del recuerdo, y ofreces a tus discípulos la apariencia de la sabiduría, porque leerán muchas cosas sin instrucción y, por consiguiente, darán la impresión de conocer muchas cosas a pesar de ser ignorantes casi todos ellos". Hoy estas palabras que Sócrates recoge en su historia sobre el dios Tot nos golpean con un eco más que evidente.
Concluyo invitando a la lectura del artículo de Catalina Buezo, que nos hace reflexionar sobre el por qué de la escritura, el placer del texto y el sentido de la memoria.

http://www.ucm.es/info/especulo/numero21/c_buezo.html
http://www.ucm.es/info/especulo/numero21/index.html
De la escritura, los medios de comunicación y otras razones de la literatura.





Recomendaciones para ir a la biblioteca:

Claire Blanche-Benveniste: Estudios lingüísticos sobre la relación entre oralidad y escritura

Luis Díaz G. Viana y Matilde Fernández Montes (Coord.): Entre la palabra y el texto. Problemas en la interpretación de fuentes orales y escritas

Pilar Díez de Revenga y J.M. Jiménez cano (eds.): Estudios de Sociolingüística II. Diacronía y sicronía

Seamus Heany: De la emoción a las palabras

David Locke:La ciencia como escritura

Emilio Lledó: Lenguaje e historia

Sultana Wahnón: Lenguaje y Literatura

miércoles, 26 de noviembre de 2008

EL POEMA DE HOY



TREVELIN

Un soneto de Antonio Vicente Ugo*



Valle de Trevelin que te pareces
al consabido valle de un escudo
donde alguien te puso, como pudo,
el caballo, la rosa y los galeses.

Un perfil de montañas al desnudo
es tu vigilia de los doce meses
y el viento que mueve los cipreses
es, como dije, tu mejor saludo.

Postal para mirar en primer plano.
Mapa de arroyos en tu geografía.
Flores de asombro para tu verano.

Luz de multiplicado desconsuelo.
Yo quise ser tu explorador un día
y dejé el corazón bajo tu cielo.




*El Dr Vicente Ugo, médico cirujano reconocido a nivel nacional e internacional que residió en la ciudad de Trelew durante muchos años, reflejó su vocación de escritor en obras como “Vigencia del sur” (1986) -volumen al que pertenece este poema- y “La tierra que me diste” (1994). También se interesó por la historia de la medicina, afición que dio lugar al artículo “Cirujanos del Desierto”, publicado por el Archivo de Historia de la Medicina Argentina en 1973.

lunes, 24 de noviembre de 2008

LA NOTA DE HOY


Atahualpa Yupanqui
de la pampa a París: el mismo hombre

Por Olga Starzak*


Pensar en que Héctor Roberto Chavero adoptó prontamente el seudónimo de Yupanqui motivado por la vergüenza que le producía mostrar sus escritos, recordar su voz tan particular o el sonido inimitable de su guitarra es, en esencia, hablar de Don Atahualpa.
Acaso ese niño tímido o ese jovencito introvertido no presumía más que de los ritmos que lo habían atrapado y que jamás podría abandonar. Como no podría prescindir de su lento andar y su mirada franca, del ritmo de sus palabras y la nostalgia de lo que construyó como forma de vida, y veía decantarse cuando la vejez lo sorprendió: la cultura del indio, el valor de la simpleza, la palabra del pobre, la decencia de sus ascendientes.
Conoció casi al mismo tiempo la probidad y el respeto, el caballo y la milonga, la guitarra y la amistad. Mientras se deleitaba escuchando el canto de los peones, aprendía que había otro mundo en la música de Granados, Mozart, Schumann o Bach. Ambas le parecían fascinantes.
Hasta el último día de su vida admiró y reconoció la influencia que tuvo sobre él Bautista Almirón, su maestro en los acordes, al que no se cansaría de agradecer que le hubiese enseñado el oficio de cantar a cambio de un poco oficio de jardinería, ni de decir, además, que podar o embellecer los rosales de su mentor le gustaba y gratificaba enormemente.
Observarlo, escucharlo cantar y decir, descubrir su pasión por la vida nos hace comprender mejor cómo ese hombre tierno del cuerpo grande podía vivir tanto en Tucumán, en Córdoba o París, con el lápiz siempre pronto para escribir sobre el hombre y su escenario, dejarse seducir por el crepúsculo y también por la lluvia, el calor del sol y la tierra.
Atahualpa Yupanqui no sólo fue el símbolo de una raza sino el hombre que no descuidó jamás el mensaje que se propuso dejar. Fue el hito de una música que él mismo construyó y enseñó a descifrar. Su riqueza espiritual tuvo en su vida más fuerza que la que obtuvo en la faz económica.
Brilló su modestia por sobre su fama.
En enero pasado se conmemoró el centenario de su nacimiento. Fue allí en el Campo de la Cruz, en la provincia de Buenos Aires, un 31 de enero.
Le pertenecen, entre tantas, las letras de... La alabanza, La añera, El arriero, Basta ya, Cachilo dormido, Camino del indio, Coplas del payador perseguido, Los ejes de mi carreta, Los hermanos, Indiecito dormido, Le tengo rabia al silencio, Luna tucumana, Milonga del solitario, Piedra y camino, El poeta, Las preguntitas, Sin caballo y en Montiel y Tú que puedes, vuélvete.
Escribió, dejando sus enseñanzas, Piedra sola, Aires, Cerro Bayo, Guitarra, El canto del ciento, El payador perseguido, Del algarrobo al cerezo y más.
Desde estas páginas, y desde la Patagonia que admiraba, nuestro más sentido homenaje, con él y para él, a través de esta, su canción:

Guitarra, dímelo tú:

Si yo le pregunto al mundo
el mundo me ha de engañar
cada cual cree que no cambia
y que cambian los demás
y paso las madrugadas
buscando un rayo de luz
¿por qué la noche es tan larga?
guitarra dímelo tú...
Se vuelve cruda mentira
lo que fue tierna verdad
Y hasta la tierra fecunda
se convierte en arenal
Y paso las madrugadas
buscando un rayo de luz
Por qué la noche es tan larga
guitarra dímelo tú...
Los hombres son dioses muertos
de un templo ya derrumba'o
Ni sus sueños se salvaron
solo una sombra ha queda'o
y paso las madrugadas
buscando un rayo de luz
por qué la noche es tan larga
guitarra dímelo tú...

*Escritora chubutense
Setiembre de 2008

martes, 11 de noviembre de 2008

EL POEMA DE HOY





OFICIO

por Gerardo Robert*



Recostó mansamente su estatura cansada
desplazando su espalda sobre la cal del muro,
hasta que las cuclillas dieron forma a sus años
y se quedó muy quieto, ramoneando recuerdos.

Lo vio pasar la vida por la meseta agreste,
detenido en las noches en que el aire no alcanza.
Atesorando calma, palabras y aguaceros
con esa reservada vocación de estar triste
y el candor de un oficio con silbidos y perros.

Caminos de esperanza fueron moldeando sueños,
y el menester resero les prestó sus silencios.

Transitar estaciones en los tiempos de arreo
con cerrazón oscura, rumbeando los senderos.

Trajinar por los soles sofocantes de enero
esperando la noche para tocar estrellas,
con el cielo apretado contra el pasto reseco.

Subirse al regocijo de aquellas madrugadas
que restañan mutismos con rumor de gorjeos.

Él cumplió su destino.

Solo le queda el tiempo de mostrar su atavío
rebosante en manías
y corto de indumento,
cuando de tanto en tanto lo habitan alegrías
y rastrea memorias que deleitan asombros;
como si fueran cuentos.

Porque él sabe de siempre
y hasta el fin de sus días,
que ha valido la pena su oficio de resero.



*Escritor y poeta chubutense

martes, 4 de noviembre de 2008

LA NOTA DE HOY



EL CUENTO DE TERROR EN LA LITERATURA PATAGONICA


Por Jorge E. VIVES*



¿Qué diferencia los cuentos “de terror” de los relatos pertenecientes a otros géneros literarios? En principio, la presencia de lo sobrenatural; pero no en forma maravillosa o fantástica, sino ominosa y terrible. Para que el cuento sea “de terror” debe asustar, o al menos causar cierto desasosiego: una sutil inquietud del espíritu ante los hechos narrados que, de ser ciertos, provocarían espanto.

Porque precisamente una de las características de los aficionados a las narraciones “de miedo” es no creer en la real existencia de los entes que pueblan las obras a las que es propenso –vampiros, trasgos, lobizones-. Al pasar sus hojas, un lector crédulo no estaría entreteniéndose con una mera creación literaria; para él sería como consultar un libro de texto. Sólo puede divertirse con los cuentos de terror quien precisamente no dé por ciertas sus fábulas; y se maraville simplemente con el vuelo fantástico que puede tener la imaginación humana para crear mundos espeluznantes.

En la literatura patagónica existen muchos ejemplos de cuentos “de terror”. Un autor que ha incursionado en el género es Fernando Nelson. La temática de este escritor es variada y no se circunscribe estrechamente a un género tan puntual; pero en su libro “El retorno” incluye varios relatos donde la cuestión sobrenatural adquiere caracteres de terrorífica. Uno de los más logrados es “El espectro de las gemelas Simpson”, cuyo final trae a la memoria el infausto desenlace de “La caída de la casa Usher”; pero tal vez el que provoca mayor inquietud sea “El pasajero indeseable”, un relato con reminiscencias lovecraftianas que ronda en torno a la figura del “Cyoeraeth”, terrible espantajo de evidente origen celta.

“Marcial”, cuento de Gerardo Robert publicado por Literasur hace un tiempo, describe en forma impecable una típica situación sobrenatural en el campo; que cierra con una apelación a lo racional al darle visos de veracidad ciertos datos presentados como supuestamente reales. Es un “cuento de aparecidos” donde el espectro “aparece” antes de lo que es dable esperar; una variable sumamente imaginativa respecto a las tradicionales narraciones de fantasmas.

El volumen de cuentos “Patagonia Sur”, de Mario Echeverría Baleta, contiene también un relato sobre “aparecidos”, con todos los condimentos clásicos del género: un viajero solitario, un lugar “embrujado”, un forastero misterioso. El cuento se llama “El puesto del diablo”. La nota final refiere que el autor toma el tema de una conseja existente entre los pobladores de la zona de Bella Vista, en el camino de Río Gallegos a Río Turbio, sobre la aterrorizante presencia de un fantasmal “gaucho rico” en inmediaciones de un rancho abandonado. Otro gaucho fantasmagórico es el domador del cuento “El espectro de don Ávila”, que Luis Alberto Jones incluye en su volumen “Cuentos in-formales”. Este es un espectro que no rehuye la compañía humana hasta que es puesto en evidencia en forma circunstancial.

Tomando por ejemplo la existencia de cuentos como los citados, se puede afirmar que el terror está presente en la literatura patagónica. Sin embargo su existencia no es tan significativa como sería lógico suponer; teniendo en cuenta que el ambiente de esta tierra, sus paisajes de evocaciones oníricas, sus ámbitos desolados y solitarios, sus leyendas, tradiciones y mitos, parecerían conformar un especial escenario para situar los relatos del género.

En las creaciones literarias regionales el terror se encuentra en forma latebrosa, latente, intuida; como suele percibirse el espanto en los cuentos de Arthur Machen; pero pese a ello tiene un lugar que merece ser reconocido. Muchos escritores vernáculos han ensayado el cuento “de miedo”; incorporando a los temas clásicos ciertas notas de color local que les otorga una particular identidad. Sin dudas, esta presencia del género con marcados rasgos distintivos en las letras del sur conduce inexorablemente a una pregunta: al igual que sucede con las narraciones policiales o de ciencia ficción de autores sureños, ¿cuándo podrá verse en las vidrieras de las librerías, así como muchas veces se exhiben en ellas recopilaciones de relatos de espanto de otras latitudes, una “Antología del cuento de terror patagónico”?


*Escritor chubutense.


sábado, 25 de octubre de 2008

LA NOTA DE HOY



Alfonsina Storni. A 70 años de su fallecimiento*


Es difícil para nosotros, transeúntes de la primera década del siglo XXI, imaginar cómo un siglo atrás podría vivir en una sociedad como la de Argentina del 1900, una jovencita que insinuándose talentosa, adormecía sus dones esperando, tal vez, el momento justo en que toda su esencia se manifestara. Alfonsina tendría antes que atender las mesas del Café que sus padres poseían en Rosario, Provincia de Santa Fe, cuando llegados de Suiza en procura de mejores horizontes, se decidieron por el norte del país; y más tarde trabajar en una fábrica de gorras haciendo uso de sus facultades para la costura, aprendidas en el seno familiar. Pero la muchacha ya observaba de cerca el mundo al que quería pertenecer... y no tardó en dar los primeros pasos en él. Fue en escenarios artísticos donde a los catorce años procuró, decidida, a mostrar sus dotes de actriz. Quizás fue eso, o su sensibilidad o su destino, lo que hizo que se conectara con grandes obras de la literatura, con notables literatos más tarde. Sin pausa y sin siquiera pensarlo construía su futuro de poeta reconocida y admirada en el mundo de las letras. Mientras tanto necesitaba un sustento seguro que le posibilitara contribuir con su numerosa familia y, para entonces, la docencia era un bien que ubicaba a quien la ejerciera en un lugar privilegiado. Por supuesto, ¡ya escribía! ¿Cómo no hacerlo una joven romántica, sensible y transgresora, que buscaba afanosa expresar su mundo interior? La poesía era su forma, su mundo y su atracción. La esperaban también obras de teatro, cuentos y hasta algún ensayo, pero ella era lírica en esencia, como suelen serlo quienes encuentran en la soledad una buena compañía. Y la soledad era para Alfonsina Storni, supongo, un modo de reencontrarse con lo más virtuoso de sus entrañas, y soportar sin testigos esos estados anímicos adversos que comenzarían a dominarla.
A los 19 años tuvo a su único hijo, quien jamás conocería a su padre. Imagino que para una familia como los Storni el hecho tiene que haber producido singulares conflictos, pero la mujer que ya era Alfonsina, con su coraje innato y su rebeldía, la convirtieron en una madre que caminaba con el mentón en alto, en la certeza de que el niño era el mejor regalo que la vida podía ofrecerle. Transcurre así su vida, en medio de fuertes decisiones, de amistades profundas, de creaciones literarias que van encontrando su lugar en revistas, periódicos, diarios... y poco después se convierten en libros. Y vendrán muchos volúmenes en la vida de esta mujer firme pero apenada, chispeante aunque depresiva, simpática y sagaz.
Sin embargo el suicidio formaba parte de sus días, de sus afectos más caros, de su perspectiva de vida. Lo hizo primero su gran amigo Horacio Quiroga, más tarde Leopoldo Lugones...
Alfonsina había tenido el mundo a sus pies, algún tropiezo y frustraciones, el designio de estar rodeada por intelectuales y sensibles, y la desventura de una psiquis que la traicionaba hasta devorarla. Su talento asediado por la depresión, su carisma por la angustia recurrente y su vida social postergada por la fuerza atroz de la enfermedad que la había mutilado y acrecentaba su neurosis.
Quién sabe cuánto y cómo luchó contra su designio.
Ya había escrito:

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.
Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.
Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello; no desear amar...
Perder la mirada, distraídamente,
perderla, y que nunca la vuelva a encontrar;
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Si bien la leyenda ubica a Alfonsina como aquella mujer que hace de su muerte el poema más doloroso, que se retira de la vida caminando lentamente hacia el mar que la fascinaba, dándole la espalda a la ciudad, lo más probable sea que esta mujer que disfrutó y amó pero mucho más sufrió, haya decidido darle fin a su agonía de un solo salto.
Con toda valentía. Como ella estaba acostumbrada a tomar sus decisiones.


*Olga Starzak
Setiembre de 2008

domingo, 19 de octubre de 2008

EN EL DIA DE LA MADRE

UN POEMA ALUSIVO:

En la espera*

Ella renace
en ese ser que crece.
Lo cobija en su seno.
Renueva su aliento.

Le cuenta sus sueños:
lo mece en silencio.
Se regalan la vida
que presienten en ellos.

La cálida caricia
que sostiene su mano
se apoya en el vientre.
Se va transformando.

Un rayo de luz
desafiante destella.
Sin prisa, sin pausa,
con desmedida fuerza.

Nace una sonrisa
fresca, profunda, sincera...
Hay brillo en sus ojos,
ternura en su mirada.

Es el resplandor de ese niño
que ya se apropió su alma.



*Olga Starzak

domingo, 12 de octubre de 2008

EL CUENTO DE HOY



EL HOMBRE DE HIELO
Por Enrique Jorge Martínez Llenas*

Debo comenzar aclarando que mi mente es la de un investigador, calculadora y fría, tanto como el objeto de mis estudios, el agua y sus cambiantes estados. Por eso siempre hasta el día de hoy me he resistido a creer que pudieran haber sucedido los hechos que voy a relatar a continuación, pues contradicen en forma abierta y notoria las leyes de la física, la más elemental razón y la palmaria evidencia de nuestros sentidos. Me enteré de los mismos leyendo unas memorias manuscritas que encontré en el Museo de La Plata, escritas alrededor de 1872 por un poco conocido explorador galés que se aventuró en la zona de los glaciares de la provincia de Santa Cruz, concretamente en el que luego fuera denominado Perito Moreno. Por otra documentación que hallé en el mismo museo, supe también que dichos sucesos le depararon tan graves consecuencias a su relator, que finalizó sus días internado en una institución para enfermos mentales. Stephen Jones, que tal era su nombre, había llegado a la Patagonia argentina como parte del primer contingente de colonos galeses en 1865. Imbuido de un espíritu aventurero potenciado por su juventud, se dedicó a viajar, reconocer y mapear la zona de la cordillera en compañía de algunos indios tehuelches que, al mismo tiempo que le prestaron su auxilio y conocimientos, le transmitieron oralmente las viejas leyendas de sus antepasados tsonekas, las que nuestro hombre registró meticulosamente en sus diarios. El galés viajaba en esa ocasión en compañía de un argentino que compartía con él el gusto por la exploración y la aventura, el inquieto y algo irascible capitán Julián Silva, retirado del ejército poco tiempo antes por causas un tanto imprecisas, que él mismo tampoco se ocupaba de dejar claramente establecidas, y que planeaba radicarse en alguna de las colonias que los galeses habían fundado en el sur, para así poder viajar por esos desconocidos territorios con más facilidad. Ambos formaban una buena pareja: combinaban el arrojo de Silva, en verdad algo excesivo en ocasiones, con la tenacidad y la capacidad de observación de Jones para registrar fielmente los acontecimientos y hallazgos de sus andanzas; se dice que el propio Perito Moreno tomó luego en cuenta éstos datos para su trabajo de delimitación de la frontera argentino-chilena. Sucedió, siempre según el relato de Jones, que estando cercanos al que hoy conocemos como glaciar Perito Moreno, se vieron obligados por una imprevista tormenta de nieve a hacer noche en unas cuevas a las que los guiaron los tehuelches, que ya desde tiempos remotos eran conocidas y utilizadas por la tribu durante las primaveras, en ocasión de sus migraciones anuales en busca de caza y sustento. Después de la comida, unas rebanadas de charque, galletas duras y queso, acompañadas por agua, los exploradores se sentaron alrededor del fuego que habían encendido, para tomar un trago del añejo whisky que siempre acostumbraba a llevar Jones, fuera adonde fuera. El capitán Silva bebió primero y luego le siguió el galés, que pasó la botella al veterano guía tehuelche, y éste a su vez a sus otros dos compañeros. Se sucedieron las rondas y la conversación se animó, pese a algunas dificultades en la comunicación, ya que los indios hablaban poco el español, ése no era tampoco el idioma nativo de Jones, aunque lo dominaba bastante bien, ya que además ninguno de los dos aventureros era muy conocedor de la lengua indígena. Sin embargo la buena voluntad y el alcohol hicieron lo suyo y lograron entenderse. Afuera, mientras tanto, en la oscura noche, el viento frío y la nieve castigaban la superficie de la tierra. Espoleado por el whisky el guía tomó la palabra y, con deliberada lentitud, para permitirles una mejor comprensión, les relató una vieja leyenda, la del Hombre de Hielo, que todos escucharon con atención, sobrecogidos por el efecto que producía sobre sus sentidos la combinación del fuego, el alcohol y los elementos desatados. Dijo el indio: «Elal nos ha transmitido su ancestral mandato: quienes se internen en el Ta-arr, el Hielo, deben hacerlo con su corazón puro y limpio, sin odios ni rencores, sólo dispuestos a amar y respetar a los espíritus de la nieve, la montaña, el viento y la foresta. Así Kóoch, el Creador, les permitirá estar en armonía con la naturaleza por él creada, y gozarán de paz y serenidad, como si fueran una más entre todas sus partes. Pero quienes entren con odio, enojo, envidia o maldad serán atrapados por el gran Hielo y sólo saldrán de su interior bajo la forma de Hombres de Hielo, como castigo a sus malas acciones». Un opresivo silencio, acentuado por el contraste con el agudo silbido del viento, parecía aplastar las paredes de roca de la cueva sobre los ateridos cuerpos de los viajeros, impidiéndoles respirar con soltura y naturalidad. Ambos exploradores se miraron entre sí, esbozando al principio una sonrisa trémula, que casi inmediatamente se transformó en una quizás algo exagerada risa, que los indios observaron sorprendidos, sin entender qué podría causar en esos dos hombres tal reacción ante una leyenda que hasta los niños de la tribu conocían y respetaban escrupulosamente. Finalmente, ellos también rieron para agradar a sus amigos y, luego de avivar un poco el fuego, se retiraron hacia el fondo de la cueva para dormir, lo que a su tiempo hicieron Jones y Silva. A la mañana siguiente el clima había resuelto volver a su estado normal para esa época del año, por lo que el grupo pudo continuar la marcha hasta aproximarse al pie de la inmensa muralla del glaciar. El suelo de roca, entre la pared de hielo, blanca y turquesa, y los árboles de la orilla del lago, estaba alisado por la erosión que había producido el avance y retroceso de la imponente masa del glaciar a lo largo de los siglos. El galés y el argentino estaban petrificados de asombro y admiración al pie de la gélida mole, de unos treinta metros de altura, que transpiraba gotas de agua y tenía tonalidades que, además del turquesa, iban del azul profundo al violáceo y que mostraba incluidas en su interior innumerables piedras redondeadas que habían sido atrapadas por el hielo en su desplazamiento. No podían dar crédito a sus propios ojos: era el espectáculo más hermoso que hubieran contemplado en lo que llevaban de vida. Decidieron acampar sobre la orilla, algo alejados del glaciar, para evitar que algún desprendimiento de hielo generara alguna ola que pudiera barrer con ellos y sus pocas pertenencias. Aquella fue la trágica noche en que se produjo la desgracia que alteró sus facultades mentales y persiguió a Jones por el resto de su vida. El manuscrito describe fielmente los hechos de los que fue testigo y da por supuestas algunas circunstancias que, si bien no le fue dado presenciarlas, pudieron haberse desarrollado tal y como las cuenta. Después de la comida, Silva, descubriendo al fin la faceta de su persona tan cuidadosamente ocultada, comenzó a beber más de la cuenta. Ya borracho, acusó a uno de los indios de haberle robado un cuchillo que tenía en mucho aprecio, por haberlo ganado en un torneo del ejército. El más viejo de los tehuelches defendió a su compañero, alegando que dicho cuchillo quizás se le hubiera extraviado en el camino, al saltar sobre un obstáculo, o cruzar un vado. Silva, mientras retenía la botella y continuaba bebiendo, comenzó a insultarlo y a gritarle de mal modo, lo que obligó a Jones a interponerse entre ellos para tratar de tranquilizar los ánimos y no perder el favor de los indios, su única posibilidad de salir con vida de esos remotos lugares. Cuando Silva vio eso, acusó a Jones de parcialidad y, ya fuera de sí, le asestó un violento puñetazo en la cara, que lo tumbó. Los tehuelches quedaron sorprendidos al ver la pelea entre los blancos pero, prudentemente, no intervinieron y se apartaron unos metros. Jones, sangrando por la nariz, logró incorporarse, pero ya Silva se había alejado corriendo del campamento. El galés aprovechó el momento para calmar a los indios, disculparse y asegurarles que su relación con ellos no corría peligro, que cumpliría cabalmente con todo lo convenido y que dejaran las cosas así, que ya el nuevo día traería la calma al espíritu del otro hombre blanco. Los tehuelches aceptaron sus excusas y se dispusieron a descansar, algo molestos pese a todo. Fue una larga, muy larga noche. Jones, inquieto, esperaba escuchar a Silva retornar al campamento, para hablar con él antes de que se encontrara con los indios, por lo que apenas consiguió dormir poco y con sobresaltos. Mientras tanto Silva se alejó cada vez más del grupo, corriendo como poseído y vociferando insultos, su sentido de la realidad totalmente alterado por el exceso de alcohol. La luz de la luna llena le permitía ver con bastante claridad. Subió por la pared de roca lateral del glaciar hasta llegar al hielo, en el que, con frecuentes resbalones, se internó gradualmente. Llegado casi al centro del glaciar patinó y cayó, deslizándose dentro de una profunda grieta. En la caída su pierna izquierda golpeó contra una saliente del hielo, y sintió un crujido que le hizo temer lo peor; pero el temor le duró poco, ya que anestesiado por la bebida como estaba, prácticamente no sintió dolor. Sólo cuando quiso ponerse de pie y descubrió que no podía, se percató del horrible ángulo que formaba la parte inferior de su pantorrilla. Quedó tumbado en el lugar, confuso, sin poder moverse y a la intemperie, por lo que bajo el efecto combinado del frío y de la bebida, finalmente se durmió. Por la mañana, viendo Jones que su compañero no había regresado, dispuso salir inmediatamente a buscarlo. Los tehuelches, duchos en el rastreo de presas, inmediatamente hallaron las huellas de Silva, que iban oscilando sin un rumbo definido, hasta que finalmente se internaban en el hielo del glaciar. Continuaron un trecho por la blanca e irregular superficie y vieron que el rastro se perdía en una grieta del hielo, en el fondo de la cual yacía un cuerpo. Lo que Jones detalló en su escrito sobre el hallazgo del cadáver es lo que a mí tanto como a él, a más de cien años de distancia y pese a todos los conocimientos que la ciencia ha acumulado en ese lapso, nos dejó anonadados. Según el relato, uno de los indios bajó con una cuerda hasta el fondo de la grieta. Cuando estuvo allí dio un grito desgarrador y comenzó a farfullar «Elal, Elal, Elal», lo que hizo que inmediatamente lo subieran. Su rostro estaba desencajado. Se dirigió al mayor de los tehuelches y le contó en su lengua, con expresiones de terror, lo que había visto. El indio jefe lo tranquilizó, se ató a la cuerda y bajó él mismo a la grieta, atando el cuerpo de Silva a otra soga para subirlo. Cuando el cadáver estuvo en la superficie Jones pudo constatar lo que fue la cosa más extraña e inexplicable que vio en toda su vida: el cuerpo de Silva era de hielo. Pero no de carne congelada, tal como los cuerpos que había visto en otras ocasiones, sino efectivamente de un hielo blanco y con tonalidades turquesa, igual que el del glaciar, y mostraba claramente definidas todas las venas, los pelos de una barba poco crecida y hasta los más mínimos detalles e irregularidades de la anatomía de Silva, incluso la herida de la fractura en la pierna izquierda, con el hueso saliente. Según cuenta, con letra imprecisa y temblorosa, en las últimas líneas de su relato, les resultó imposible llevar el cuerpo de regreso con ellos al poblado, pues se derritió irremisiblemente en el camino pese a todos los intentos por conservarlo. Del ex capitán sólo quedaron sus ropas, en medio de un charco de agua límpida.


*Enrique Jorge Martinez Llenas (57) es médico cardiólogo y reside actualmente en Valencia, España, con su familia. Oriundo de Buenos Aires, ha vivido en Río Grande, Comodoro Rivadavia, Mar del Plata y Neuquén-Cipolletti, por lo que -asegura- la Patagonia le resulta no sólo conocida, sino muy entrañable. Otros trabajos literarios del autor pueden leerse en http://escribidor-diligente.blogspot.com, y en el blog del mismo nombre de http://www.escribirte.com.ar.