google5b980c9aeebc919d.html

martes, 2 de noviembre de 2010

EL POEMA DE HOY


El último Pulpero


por Gerardo Robert


Dedicado a la memoria de Cacho Di Catarina, de la Pulpería de Mercedes.






Se fue…medio de golpe.
Tal vez habrá querido no andar perdiendo el tiempo
en esas tonterías de envejecer de a poco.
Total, ya había cumplido el rol maravilloso
que le confió el destino…o que él buscó de adrede,
para dejar su estampa cabal, de gaucho entero,
tan solo distraída en aquellas picardías
de gambetear la 5 con alma de potrero...
Por ay andará el Cacho, como él lo había soñado,
sobre un criollo azulejo de tuse bien prolijo,
emprendado de estrellas y escarceando impaciente,
hasta encontrar de nuevo
el palenque amigable de alguna pulpería .

Ya gastada la noche en la tertulia amena y la caña bermeja,
repuntará sus sueños hacia otras madrugadas tarareando una huella;
Y en un galopo corto, abrazará un lucero igual al de Mercedes
por ese cielo pampa que abrió la gauchería.



Bookmark and Share


votar






4 comentarios:

Maria de las Mercedes dijo...

“tal vez habrá querido no andar perdiendo el tiempo, en esas tonterías de envejecer de a poco”,

El autor en esa forma particular sentida, que tiene de deslizar su pluma. En uso del acento fuerte del hombre de campo, ese que no deja dudas de su hombría, nos envuelve en profundo arrullo de recuerdos, para representar la partida inevitable.

"Ya Gastada la noche en la tertulia amena y la caña bermeja, repuntara sus sueños hacia otras madrugadas tarareando una huella

“Y en un galopo corto, abrazará un lucero igual al de Mercedes
por ese cielo pampa que abrió la gauchería”

Le he expresado esto antes a Gerardo Robert, y no dudo en repetirme “Afortunado aquel que llama a vuestra inspiración, y tú le das destino”.

Hasta la próxima poesía
M.M.

Jorge Vives dijo...

María de las Mercedes amplió su comentario sobre el poema de Gerardo Robert; agregando datos sobre el pulpero de Mercedes, y su pulpería, que nos permiten disfrutar aun más de los versos que le dedicó el escritor. Por problemas técnicos, lo subo con mi nombre; con la certeza de que es una colaboración que mucho van a apreciar los lectores de Literasur:

“La Pulpería”, otrora hospedaje del gauchaje, malevos y romances de momento. Madrugadas, generosamente regadas, con caña y ginebra. Desgarro como un quejido, nacido en las cuerdas de una guitarra oportuna, invite del contrapunto, brotaban los versos del payador.
El lunes 5 de julio (2010), la televisión puso en imagen, una reseña histórica de las últimas pulperías. Haciendo lugar a la de Don Cacho Di Cantarina.
Establecimiento de bajo, que delataba el tiempo, con carteles que intentaban seducir gastronómicamente al caminante. El anfitrión, estampa de hombre de campo en su ropaje diario, de hablar pausado, tono grave, cordial. De palabras justas, las necesarias –no más- y el esbozo de su sonrisa, entre bonanza y picardía, dueño de quien sabe, cuantas historias propias y ajenas. “Don Cacho” invito al ingreso a los concurrentes, la cámara giró, ofreciendo en un amplio paneo, vistas del hacer doméstico cotidiano de la pulpería.
El amplio mostrador en madera, estantes con botellas añejadas polvorientas y de las otras. Paredes que atesoraban retratos, recuerdos de visitantes y momentos para la memoria, nos permitió adentrarnos, en la comprensión de su sentir profundo, para mantener la tradición, vigente que constituyó, su razón de ser, a través de toda su vida.
La “Pulpería, una construcción que data de 1830, por la que pasaron varios dueños, va a relacionarse originalmente en 1910 con Don Salvador Pérez Menéndez abuelo de Roberto Di Catarina. Las mentas hablan que Don Juan Moreira, era un asiduo parroquiano. Desde entonces, el abuelo de don Cacho, se convirtió en custodio de la papeleta, donde está impresa la orden de captura, que sobre Moreira pesara.(- la misma se conserva, enmarcada a la vista del público).
La Pulpería, solicitada como escenario de varias películas gauchescas, va a pasar a manos de Don Cacho, quien la adquiere en 1959.
Don Cacho Di Catarina, un ser humilde y sensible va a ser destacado en el 2008, por el “Instituto Cultural bonaerense”, como uno de los elegidos, con su Pulpería para dar forma al libro “Pulperías y Boliches de la provincia de Buenos Aires”, por ser considerada parte de la historia de la ciudad de Mercedes. Quedan así, recreadas en imágenes, entre las páginas, la Pulpería de Don Cacho Di Cantarina. El intendente de Mercedes le entrega en mano uno de los primeros ejemplares editado.

Don Cacho di Catarina, nacido un 9 de julio, en Mercedes provincia de Bs As, nieto e hijo de pulperos, “Gastada ya la noche en la tertulia amena”, un 26 de junio de 2009, “en un galope corto” se abrazó con el lucero, que vislumbró para el Gerardo Robert.
Merecidamente quedo en las páginas de la historia de Mercedes, al igual que su Pulpería que se conserva activa. Un pueblo que no lo olvida, por buen amigo con la diestra siempre tendida, hermanas que intentan continuar la tarea, con el aliento que el les dejo.
M.M.

nicol dijo...

Hola.
Disculpa que te escriba como un comentario...
Queria ofrecerte la posibilidad de intercambiar enlaces con tu blog
Si te interesa puedes puedes poner un enlace en COCHES DE OCASION Esta abajo de todo PON TU ENLACE que está abajo del todo)
Muchas Gracias por tu tiempo...
Un saludo.

Jorge Vives dijo...

El poema de Gerardo Robert, tan bien comentado por M.M., trae un hálito de las tradiciones criollas de la provincia de Buenos Aires; tradiciones que, pese a la diferenciación regional, trascienden el río Colorado y se reflejan en las costumbres del gaucho patagónico. Parece ser un tema interesante para analizar. Respecto al poema en sí, sus imágenes logradas dejan ver al pulpero en su azulejo, al tranco por un callejón, reluciendo las estrellas del emprendado más que virolas de plata. No puede dejar de gustar a quien, como es mi caso, le agradan los caballos, los aperos chapeados y las costumbres de la tierra.