google5b980c9aeebc919d.html

viernes, 18 de enero de 2013

EL POEMA DE HOY




NUNCA

Por Héctor Roldán (*)




Hay un punto donde nunca se debería poner la vista.
Hay un lugar al cual nunca se debería visitar.
Una comida que nunca se debe probar,
un idioma que no debe aprenderse.

En eso pensaba mientras veía los hilos,
mientras tu desnudez no ocultaba tus máscaras.

Hay un sueño que no se debe tener
un paquete en el árbol que no se tiene que abrir.
Unas vacaciones que no deben tomarse,
una carta que no hay que escribir.

Salías del agua, de la lluvia, sin ojos,
sólo con una vieja sombra viscosa pegada a tu piel.

Hay una caricia que nunca debe darse
una noche que nunca debería llegar.
Una sonrisa que hay que ocultar,
un conocimiento que siempre debe negarse

Pero, dónde estoy, qué hago mirando
la mancha perversa de una censura en el alma.

Hay una pared que nunca debería caerse.
Hay frío que nunca, pero nunca, debería abandonarse





(*) Escritor santacruceño. Poema publicado en su blog “El espectro de las cosas” (elespectrodelascosas.blogspot.com/)

Bookmark and Share

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poema contundente desde su negatividad.Pero dolorosamente bello. Felicitaciones Poeta.
"Me quedo con estos versos".
Victoria

Juan Roldán dijo...

Gracias Victoria, el dolor genera, a veces, una belleza extraña y profunda.

Anónimo dijo...

Me quedo con estos versos
(Pero, dónde estoy, qué hago mirando
la mancha perversa de una censura en el alma.)
Victoria

Anónimo dijo...


Qué marailla la tecnología que nos permite estar comunicados, le agradeceré si desea enviarme su e-mail. El mío es: corinaasis@gmail.com. GRACIAS!

Jorge Vives dijo...

Coincido con Victoria que el poema de Roldán es contundente; y como el mismo autor manifiesta que nace del dolor, exime de buscar otra explicación sobre su génesis. Sin embargo, estos versos escapan al dolor individual del que los escribió; y despiertan en quien los lee otras vivencias, según el lector los ve a la luz de su propias experiencias. ¿Cuántos sueños que no deben tenerse se sueñan? ¿Cuántas cartas que no hay que escribir se escriben? ¿A cuantos lugares que no debería visitar, concurre el viajero? Cada ser humano por curiosidad, por desesperación, por ingenuidad, por ser humano, repite una y otra vez el error de Pandora. Y fija la vista donde nunca debería hacerlo, abre el paquete que nunca debería abrir... Aunque, también, eso es la vida.

Otra característica de las letras de Roldán que me parece destacable es la precisión con que dice lo que quiere expresar. Logra su poesía a partir del ritmo, de la cadencia que otorga a su obra, pero su lenguaje permanece prístino. Al igual que Victoria Asís, quien introduce palabras eufónicas en sus creaciones buscando esa musicalidad y a la vez mantiene su claridad conceptual, no necesita de un lenguaje difuso, críptico ni rimbombante para obtener su efecto. A veces el lenguaje en sí puede ser la base de la estética de la poesía, como en la jitanjáfora y expresiones parecidas; pero, también es bueno recordar lo que advierte Juan Luis Gallardo en uno de los dísticos de su libro “Las Cosas”, sobre los “poemas herméticos”.

Anónimo dijo...

Visceral...los nunca imposibles de esquivar. No hay bolas de cristal,ni elixires ni pactos que nos eximan de saber que los nunca son nunca sólo después de haber sido.
Leerte ha sido sentir visceralmente.
Luz