google5b980c9aeebc919d.html

miércoles, 26 de marzo de 2014

EL POEMA DE HOY



EN  CUARTO  PLANO
                         
                                                  A Paul  Gauguin.
Por Carlos Dante Ferrari





En una isla cálida, distante,
la morena mujer lava un pescado
de carnes blanquecinas
y azulados destellos.
Sobre la orilla,
varios hombres aprestan sus barcazas
para hacerse a la mar.
Entre los juncos,
un joven y una niña se dan el primer beso
mientras despierta en ellos
un fuego cosquilleante
que ha de anidar por siempre
en sus entrañas,
tizón de sus recuerdos.

La tarde huele
a esas flores tempranas, a ventiscas del Sur
(presagios de tormenta).

Unos flamencos
dibujan su rosado vuelo hacia el estero
como si patinaran suavemente
con las alas
sobre el arco celeste
de la tarde.

Desde un cercano promontorio,
tranquilo y a la sombra del sombrero pajizo,
el hombre aspira el hálito dulzón
de su tabaco.
Entre el humo incitante, voluptuoso
y las vagas memorias que palpitan
bajo el nublado ceño
su corazón cansado aún acompasa
sístoles de callado regocijo
y diástoles de muerte.


Casi podemos percibir a nuestro lado
la fuerza creadora que 1o inspira,
su concentrado gesto.

Pero é1 no está en la escena.

Por lo demás, inocentes de todo,
tanto unos como el otro ignoran
los ojos que profanan
desde este insospechado sitio
los tranquilos quehaceres
de la siesta.

¡Estamos tan lejanos en espacios y en épocas!..

Y sin embargo
hénos aquí:
instalados a espaldas del pintor
sin que él lo sepa...
Asomados al puente que nos tienden
la mano magistral
y el policromo
microuniverso potencial
de su paleta.

Transportados por gracia del asombro,
somos mudos testigos
de un óleo atemporal,
frente a los trazos
que acaban de atrapar la magia
del instante
en el color gastado
de su tela.
Bookmark and Share

3 comentarios:

Olga Starzak dijo...

Bellísimo, impecable! Tal como el pintor expresa sus sentimientos a través de los colores de su paleta y el músico lo hace acariciando los acordes del instrumento, Carlos Ferrari recurre a las palabras. Con ellas ejecuta su obra y, con este poema, desnuda una vez toda su sensibilidad...

Mery dijo...

precioso poema, me ha transportado...un beso de arcoiris.

Carlos Dante Ferrari dijo...

Olga, Mery, muchas gracias por sus palabras. De eso se trata con la poesía: de compartir emociones.